-- ESTILO Blogs --
blogs

Madres felices, hijos felices

Por Jackie Smith
13/may 2018

 

Desde el momento que esos pequeñitos llegan al mundo tu vida cambia para siempre. En el buen sentido de la palabra claro. Ser madre es una experiencia de vida, emociones tras emociones marcan el resto de nuestros días desde ese momento inolvidable del nacimiento de un hijo.

Como madre de tres hijos maravillosos he logrado aprender mucho, aunque en realidad ese aprendizaje no termina nunca, es una tarea diaria que implica el crecimiento de ellos y el tuyo propio.

¿Como podemos ser felices nosotras como madres y al mismo tiempo educar hijos felices? Hay muchos libros y estudios al respecto. Pero hoy, en el día dedicado a las mamás, trataré de resumir las claves más importantes, las que se bien que funcionan, sin excepción, para lograr este propósito.

¡Se feliz! La primera clave para lograr hijos felices es serlo tu misma, ellos harán lo que tú haces no lo que tú dices así que demuéstrales con el ejemplo. Déjalos que crezcan viéndote sonreír, cuidando de ti misma, siendo positiva, optimista, activa, haciendo las cosas que te hacen sentir bien. Priorizar tu felicidad no es egoísta, al contrario, es una lección de vida que llevarán siempre consigo.

Enséñales que no todo es perfecto. Ninguna persona en el mundo vive una vida color de rosa. Es normal tener malos días. La tristeza, el enojo y las desilusiones son parte de la realidad humana. Entre más cómodos se sientan tus hijos con esas emociones “negativas”, más fácil les será enfrentarlas, enseñándoles además a valorar sentimientos como el amor y la alegría.

Comparte experiencias, no cosas. Los niños más felices no son aquellos a los que les regalamos todo lo que desean y aún más. Puedes comprarles cosas fabulosas pero la emoción durará minutos, contrario a sí compartimos momentos con ellos, experiencias que les dejen hermosos recuerdos. Viaja con ellos, salgan a dar paseos, conversa, haz excursiones a la naturaleza, prepárales una comida especial, comparte con ellos un hobby, juegos, aventuras, eso lo recordarán para siempre.

Define los límites. Sí quieres llevar una vida menos estresante y priorizar la paz y la armonía en casa debes comenzar por poner límites. No permitas que tus hijos dominen la agenda de la familia con excesivas actividades -deportes, extracurriculares, salidas con amigos, etcétera- a modo que cada día sea una continua carrera contra el reloj, llevándolos de aquí para allá, provocando altos niveles de estrés. Está bien que participen en cierto número de actividades pero es necesario poner un límite por la salud de ambos. Los niños sobrecargados de actividades pueden tener dificultades para concentrarse o para la lectura, ser incapaces de disfrutar del momento y estar siempre esperando la próxima novedad. El agotamiento físico, malhumor, estrés, ansiedad e incluso depresión son algunos de los síntomas que pueden presentar tanto ellos como sus padres.

Aprende a decir no. El mundo les dirá no muchas veces. Si quieres que tus hijos sean felices enséñales que no siempre conseguirán de tí lo que quieren. Cuando no estés de acuerdo con algo, cuando no sientas que puedes o debes acceder a sus peticiones diles que no sin remordimiento, no tienes porque ser complaciente siempre, eso no te quitará mérito como madre.

Práctica de la gratitud. Apreciar lo que tienen en lugar de quejarse por lo que les falta. Eso hará de tus hijos mejores seres humanos, más satisfechos con sus vidas y con lo que les rodea. No se trata de ser conformista sino elegir el agradecimiento como un hábito más efectivo y constructivo que la permanente queja. Los estudios lo demuestran, las personas que practican la gratitud a diario son un 25 por ciento más felices que el resto de las personas. Enséñales a llevar un diario en el que anoten todo por lo que se sienten agradecido, los resultados te sorprenderán.

Encuentra tiempo para ti. Aunque te parezca una tarea imposible en tu agenda también debe haber tiempo para ti, para ir al gimnasio, salir con tu pareja o amigas, relajarte, ir al cine o ver una serie que te engancha, hacer algo que te satisface no quiere decir que les quites tiempo a ellos, es un derecho irrenunciable para lograr tu equilibrio y felicidad.

¡Feliz día de la madre para todas!

Categorías
Sin categoría
--BLOGS CON ESTILO--