-- ESTILO Blogs --
blogs

¡Deja de preocuparte!

Por Jackie Smith
17/oct 2018

La preocupación mata, seguro has escuchado, y peor aún, has conocido en carne propia la verdad que hay detrás de esta frase condenatoria. Y es que no podría ser más cierta, está demostrado que cada vez que nos preocupamos la respuesta del cuerpo es incrementar los niveles de cortisol, comprometiendo el sistema inmune y volviéndonos cada vez más susceptibles a las enfermedades. Diferentes investigaciones han confirmado la relación entre el cortisol y afecciones o síndromes como  estrés, depresión, desórdenes bipolares, diabetes, osteoporosis problemas  cardiovasculares, entre otros. Con esto no quiero decir que debas vivir en un permanente estado zen, es imposible, todos nos preocupamos por cosas como el trabajo, los estudios, las relaciones, las finanzas o la salud, pero hay un límite entre lo normal y el exceso. De acuerdo a una reciente investigación de la Universidad de Surrey, esto sucede cuando la preocupación se traduce en “una cadena interminable de pensamientos e imágenes mentales que afectan de forma negativa y que son relativamente incontrolables”. Una constante ansiedad, preocupación por lo que pueda pasar, insomnio, desconcentración y angustia son apenas algunas señales de que has excedido el límite. ¿Qué hacer? Sí, puedes meditar, hacer ejercicio, buscar libros de autoayuda, eso y mucho más, pero lo primero es enfrentar tus preocupaciones. Aquí un pequeño plan en cinco pasos.

 

  1. Comienza por buscar una libreta o tu notepad y escribir una lista de todas las cosas que te preocupan, desde lo más pequeño hasta lo más grande, -siempre puedes ir agregando más-.
  1. Piensa y escribe una solución para cada uno de esos problemas. Por ejemplo, si tu situación económica te tiene ansioso, necesitas crear un plan para obtener más ingresos o gastar menos. Si es un tema de salud, pon en marcha un plan de acción para cambiar tu estilo de vida. Si temes que te despidan, prepara tu hoja de vida y define un plan B. Si tienes que entregar un proyecto, planifica las acciones a tomar y prográmate con un horario de tareas.

3.Actúa. Comienza a ejecutar las acciones necesarias para solventar tus preocupaciones. Haz cada día una cosa que te acerque más a la solución del problema.

4. No te preocupes por las cosas sobre las que no tienes control. No puedes saber cuándo ocurrirá un fenómeno natural, un accidente o la pérdida repentina de un ser querido, por ejemplo. Puedes prevenir ciertas cosas pero no tener control de todo. Respira, no te enfermes pensando en lo que podría pasar mañana.

 

  1. Designa un tiempo para preocuparte. En lugar de pasarte todo el día o la noche preocupándote, dedica un tiempo exclusivo para hacerlo. Si, así como lo oyes. Un estudio reciente de Penn State University recomienda designar 30 minuto al día para abordar tus problemas, identificando el motivo de tu preocupación y pensando en posibles soluciones. Eso te permitirá evitar la ansiedad y enfocarte en tus actividades diarias sin perder el control. Hazlo idealmente siempre a la misma hora, cuando estés solo, lejos del teléfono y tecnología que te distraiga.

 

 

Categorías
Sin categoría
--BLOGS CON ESTILO--