-- ESTILO Blogs --
blogs

Cómo cultivar la gratitud en cinco pasos

Por Jackie Smith
22/nov 2018

Suena la alarma y el primer pensamiento que se viene a la mente es «sino trabajara podría dormir a mi antojo», «oh no, otra vez a la rutina diaria», «no quiero levantarme de la cama»… En la compleja vida cotidiana parecemos programados para quejarnos, protestar por lo que aparentemente no tenemos en lugar de agradecer lo que sí poseemos. No es la primera vez que hablamos sobre la importancia, el poder de la gratitud, pero ¿realmente has intentado practicarla? Esta es una buena época para comenzar a hacerlo. Si, acepto que puede ser un poco difícil, especialmente si estás pasando por algunas complicaciones pero si haces de la gratitud un hábito te aseguro que tu vida cambiará por completo.

Tal como dice Rhonda Byrne en su libro La Magia, «cuando das gracias por las cosas que tienes, por pequeñas que sean, verás como aumentan al instante. Si estás agradecido por el dinero que posees, aunque sea poco, verás que éste crece de forma mágica. Si estás agradecido por una relación, aunque no sea perfecta, verás que mejora milagrosamente. Si estás agradecido por el trabajo que tienes, aunque no sea el trabajo de tus sueños, las cosas empezarán a cambiar para que disfrutes más realizándolo, y de pronto te surgirán todo tipo de oportunidades profesionales». Para comenzar a experimentar el poder del agradecimiento te sugiero algunos pasos:

 

  1. Comienza por escribir un inventario de lo que tienes. Talentos, fortaleza, familia, amigos, trabajo, salud, casa, anota todo, seguro la lista será extensa y te sorprenderá. Una vez que la tengas léela, repásala, todo lo que tienes es un regalo y debes agradecerlo. Ama y valora todo lo tienes. Todo eso está allí por algún motivo, aprende de ello. Dar gracias incluso antes de recibir, es lo que crea milagros.

2. Cambia tu lenguaje. Escúchate hablar, ¿te estás quejando? Las quejas son todo lo opuesto al agradecimiento por tanto debes tratar de eliminarlas poco a poco de tu vocabulario. Recuerda que protestar por todo no cambiará tu realidad, al contrario, la hará ver más difícil y te puede llenar de amargura y resentimiento.

 

3. Expresa tu agradecimiento con palabras. Comienza ya mismo por agradecer a los que te rodean. Las palabras tienen un poder trascendental que se manifiesta de forma casi mágica. Agradece a tu pareja o a tus hijos su existencia, exprésales verbalmente o a través de una carta lo importante que son para ti. Haz lo mismo con el resto de tu familia, tus amigos y compañeros de trabajo. Un corazón agradecido contagia y atrae cosas maravillosas. Da el primer paso. ¡Los resultados te sorprenderán!

4. Cambia tu actitud. Ser agradecido es una actitud que nos ayuda a superar los retos de la vida. Ese sentimiento nos da la potestad de elegir sabiamente nuestra forma de sentirnos, lo que decimos, lo que creemos, lo que hacemos y finalmente lo que creamos. Por el contrario, quejarnos y adoptar una actitud de víctima tiende a repeler a los demás, nos hace sentir amargura y evita que las cosas buenas lleguen a nuestra vida. Elige ser agradecido, es un estado mental que se cultiva y que siempre trae una cosecha.

5. Da lo que recibiste. Si alguien te dio oportunidades, ahora busca a alguien a quien darle una oportunidad. Si te dieron buenos consejos, ahora dalos tú a quien los necesite. El ser agradecido por el ahora te moverá a dar lo mismo a los demás

Categorías
Sin categoría
--BLOGS CON ESTILO--